La prueba de audición de GAES, el principio de la solución a mi sordera

Escuchar la Novena Sinfonía de Betthoven o Las 4 estaciones de Vivaldi. O sentir la guitarra de David Gilmour aullar como los perros. Bailar tu balada con tu mujer 50 años después de haberlo hecho en el día de tu boda. Escuchar a tus nietos cantar los villancicos en el último día de clase antes de Navidad. Experiencias que uno vive y que valora en su justa medida. Pero cuando uno tiene una edad, de golpe descubre que su capacidad auditiva va perdiendo fuelle. Es hora de hacerse una prueba de audición en GAES.

Y así estoy yo. Un hombre ya mayor que ha pasado gran parte de su vida escuchando buena música, que ha aprendido a tocar el piano de oída, que era capaz de distinguir el pío de un jilguero. Ahora me estoy quedando sordo. La pérdida de oído para mi es un drama. Pero mi mujer se ríe de mi y me dice “¿Qué esperabas, Santiago? ¿Mantenerte tan fresco y lozano como cuando tenías 20 años?”

pruebas de audicion

Aunque no me haga aún a la idea, sé que tendré que llevar un audífono de estos que a veces les da por pitar. Pero parece que en GAES son buenos profesionales y que podrán darme la mejor solución, el mejor audífono y el más moderno. De hecho, como están celebrando su 70ª aniversario, están haciendo una promoción fantástica. ¡El 70% de descuento en el segundo audífono! Y si, además, vas a cumplir los 70 este año te regalan un Smart TV de 40 pulgadas.

pruebas de audicion

Pero, antes de nada, tengo que hacerme la prueba de audición en GAES para saber lo sordo que estoy. Solo espero que aún tenga suficiente capacidad auditiva para, al menos, escuchar los partidos de futbol en la radio. ¡Ah! Y eso de quedarse sordo también tiene sus ventajas. Cuando no quieres hacer algo, siempre es mejor hacerse el sordo.